Francisco J. Lario: “Hay intereses escondidos detrás de cada denuncia falsa”

“Soy el primero que castiga el maltrato, ¡faltaría más!”

Entrevistamos a Francisco J. Lario, autor del libro “LA CELDA DE LOS INOCENTES”, que cuestiona la eficacia de la Ley Integral de Violencia de Género como herramienta válida en la defensa de las mujeres maltratadas.

 

12249886_194690604201539_7812256768618861712_n

¿Quién es Francisco J. Lario? En ciertos círculos es usted muy conocido pero cuéntenos de su vida a los “de a pie”.

Ante todo quiero agradecer esta entrevista, ya que a día de hoy hablar de las denuncias falsas es realmente necesario, pues los grandes medios de comunicación apenas si lo hacen, aunque poco a poco se va destapando esta oculta realidad.

Francisco J. Lario es, o soy… un empresario nato con muchas inquietudes pendientes aún, nacido en Bailén (Jaén), aunque adoro Granada, ciudad donde pasé 21 años de mi vida y la que considero parte de mi alma y al que desde muy joven le gustó escribir. También es alguien que siempre ha estado, está y estará en contra de cualquier injusticia que se cometa contra en ser humano, por definirme en muy pocas palabras.

Es su primer libro. ¿Cuánto tiempo le ha llevado escribirlo? Sabemos que está a la venta la segunda edición…, ¿qué beneficios le ha aportado?

Bueno, respecto al tiempo que me llevó escribirlo, fueron un total de tres años y medio desde que comencé a ponerme en contacto con afectados por las denuncias falsas y coordinar entrevistas por toda España, conseguir también las entrevistas a una abogada, una juez y al Policía Nacional del SAF (Servicio de Atención a la Familia), transcribirlas al papel, darle forma al libro, maquetar, diseñar, enviarlo a las editoriales, etc.

Efectivamente el libro está en su segunda edición, ya que la primera se agotó en tan sólo seis meses, y esta segunda va por el mismo camino.

Respecto al “beneficio” por el que me preguntan, decirles que lo que más me aporta el libro es el poder sacar a la luz esta cruel realidad y poder ayudar a que todo el mundo sepa que detrás de muchas denuncias por maltrato (no voy a entrar en números)… muchas, demasiadas de ellas, son falsas. Respecto al beneficio económico, si tuviese que hacer cuentas de lo que invertí en los tres años y medio y lo que aportan los libros, teniendo en cuenta el porcentaje que se lleva la distribuidora y las librerías, le diría que de beneficios, nada de nada, pero eso es lo de menos. Yo jamás escribí este libro por sacar un beneficio, sino como digo, para que todos conozcan lo que pasa día a día y de juzgado en juzgado a lo largo y ancho de España en demasiadas ocasiones.

 Paco o Francisco, como prefiera.  Usted sabe que de lo que habla su libro es un tema tabú. ¿Por qué?

No es que sea un tema tabú, es que hay muchísimos intereses escondidos detrás de cada denuncia falsa, y a muchos/as no les interesa que su “negocio” sea destapado. Es una fórmula sencilla: si no se habla de ello, no se descubre, sin más.

¿Podría contarnos cómo se lleva a cabo una denuncia por Violencia de Género? ¿Cuál es el procedimiento? ¿Se busca comprobar que efectivamente sucedió el hecho?

Teóricamente y según el protocolo de detención recogido en la propia LIVG/28/12/2004, cuando la Policía o Guardia Civil española recibe una de estas llamadas, tienen la obligación de realizar una previa investigación para poder determinar si la denuncia es real o pudiese ser falsa, pero la realidad está muy lejos de ello y según palabras de un miembro de la Policía Nacional del SAF (Servicio de Atención a la Familia) que plasma en una entrevista en mi libro, “estas investigaciones apenas se realizan o llevan a cabo, ya que ante la duda de lo que pudiese pasar si no detenemos pensando que la denunciante está mintiendo y en realidad  el maltrato fuese real… nosotros detenemos, esposamos y encerramos al individuo denunciado hasta que el juez le tome declaración y sea él quien decida”.

Lo grave de esto es que hay muchísimos casos en los que hombres inocentes pasan hasta tres noches (si la denuncia ha sido puesta un viernes) en un calabozo, pues han sido detenidos y encerrados “por si acaso”. En muchísimas ocasiones el denunciado saldrá el lunes por la mañana del juzgado con una Orden de Alejamiento hacia su pareja, siendo de esta forma alejado automáticamente de su hogar y de sus propios hijos.

cabecera

Si por el contrario se comprueba que la denuncia es falsa, ¿qué se hace después? ¿Qué sucede con ese ciudadano?

Al comprobar que la denuncia fue falsa, a la denunciante se le impone una pequeña multa irrisoria (desde 150 €) y en algunos casos si la denunciante es reincidente, además de la multa el juez le podrá imponer unos días de arresto domiciliario, pero llegado este momento, el denunciado (insisto) ya habrá sido detenido delante de sus familiares, amigos o compañeros de trabajo y habrá pasado, en el mejor de los casos, una noche encerrado en un calabozo.

Además de estas consecuencias y tal y como dicen muchos de los protagonistas de mi libro: “el cartelito de maltratador ya no me lo quitará nadie, para muchos vecinos yo seré aquel tío que estuvo en la cárcel por pegar a su mujer, aunque esto jamás haya pasado”.

Ha recogido usted en su libro 30 testimonios de afectados por denuncias falsas. ¿No se ha inventado ninguno de ellos?

Por supuesto que no, no hace falta inventar nada sobre este tema porque basta con preguntar en un bloque de vecinos y con toda seguridad ya hay algún afectado. Obviamente todos los casos son reales. No sólo los tengo grabados, sino que cada una de las copias de las sentencias absolutorias de cada “protagonista” del libro, están en poder de mi abogado, por si alguien quiere solicitar verlas y/o corroborarlas.

Quiero puntualizar que en el libro “sólo” hay 30 casos por motivos lógicos de espacio, pero en el tiempo que estuve realizando las entrevistas llegué a reunir más de 300 casos. A día de hoy tengo en mi poder más de 500 casos de denuncias falsas por maltrato. Todas debidamente documentadas, por supuesto.

la-celda-de-los-inocentes2-ya-a-la-venta-1-copia-copia-2

 “Las denuncias falsas no existen”, dicen las instituciones…

Bueno, pues a los que dicen que “no existen” sólo tienen que darse una vuelta por cualquiera de los cientos de grupos creados hoy día en redes sociales como Facebook o Twitter en los que miles de personas (con nombres y apellidos) afectadas por este tipo de denuncias, escriben a diario sobre sus casos, o el de sus hermanos, el de su padre, el de su cuñado, etc. Desgraciadamente hoy día es muy rara la persona que no tiene cerca de sus círculos a un afectado por denuncia falsa por maltrato. Cuando menos, todo el mundo tiene a algún conocido afectado por esta causa.

Hay que puntualizar también que para estas instituciones, a la hora de tener en cuenta el porcentaje de denuncias falsas, no computan las que han sido absolutorias para el acusado, con lo que ahí radica la falsedad de sus informes. Cada sentencia absolutoria es una sentencia con un “no culpable”, por lo tanto… inocente. Como digo, éstas no computan en sus números.

 ¿Sabe que si su libro tratase de “la otra parte” tal vez habría ganado mucho más dinero?

Como he dicho, yo el libro no lo escribí (al igual que las horas que le dedico cada noche cuando llego de trabajar) por dinero. Para esos menesteres yo tengo mi trabajo y la forma de ganarme la vida.

Sobre “la otra parte” como usted la nombra, ya hablan, y con razón, todos los medios de comunicación. Sobre las denuncias falsas, apenas hasta ahora se había pronunciado nadie públicamente, y alguien debía hacerlo.

12963467_260133747657224_9039836910308633929_n

Respóndame que le sugieren estas letras: L.I.V.G.

Oficialmente: Ley Integral contra la Violencia de Género.

En la práctica: Una incompleta Ley que por una parte y por desgracia no sólo no está cumpliendo con su cometido, ya que, insisto… desgraciadamente las muertes y los verdaderos maltratos siguen ocurriendo con el mismo número (a veces mayor incluso) que desde antes de su implantación; y por otra, está sirviendo para destrozar en muchos casos de por vida a familias completas, porque no sólo sufre el denunciado, sino que cada afectado tiene hermanas, madre, abuelas que dejan de ver a sus nietos, amigos, familia en general que; como digo, sufre las consecuencias de una Ley hecha “a prisa y corriendo” sin pensar en las consecuencias que podían acarrear sus errores.

Por otro lado, decir que es una ley que, entre otros, destruye de un plumazo dos de nuestros Derechos fundamentales amparados en nuestra propia Constitución, como son el Derecho a la Igualdad y el Derecho a la Presunción de Inocencia, esta última avalada también por la mismísima Declaración Universal de los Derechos Humanos.

 ¿Piensa que le puedan considerar machista? ¿Qué le diría a quien le acuse de machismo?

Si alguien lo piensa es porque indudablemente ni me conoce ni ha leído mi libro, ya que soy el primero que castiga el maltrato ¡faltaría más! y en el libro así lo expreso. Siempre digo que estar en contra del maltrato y en contra de las denuncias falsas es perfectamente compatible, aunque no llego a comprender como hay quien no pueda entenderlo. Yo, ante todo, estoy en contra del maltrato, pero es que una denuncia falsa y las gravísimas consecuencias que la misma acarrea, también es una forma y muy grave de maltrato.

 ¿Nos metemos en líos, tanto usted como yo, publicando esta entrevista?

No veo el por qué habría que considerar “meterse en líos”. Hablar de algo que está sucediendo en España desde el año 2004 es perfectamente legal en una democracia como en la que vivimos. De hecho, fíjese si no considero que me meta en líos, que escribí un libro al completo sobre este tema. Para nada, al contrario, damos voz a miles de afectados que sufren en silencio las consecuencias de este tipo de denuncias.

 ¿Hay proyectos a la vista o esta “guerra” le ha desanimado?

Hay muchos proyectos a la vista, como el de llevar al cine la película de la mano del director Tomás Aceituno (director de “Culpables”). Hay presentaciones del libro aún pendientes, charlas y en definitiva seguir dando a conocer que las denuncias falsas existen y están ahí, a la vuelta de la esquina y a quien menos se lo espera; se lo puedo asegurar.

¿Qué satisfacciones le ha dado y qué disgustos?

Satisfacciones, muchísimas. Desde que me llamen diferentes medios de prensa escrita o digital (como este caso) y radio para realizar entrevistas, numerosas asociaciones e instituciones para que realice una presentación del libro, así como que innumerables despachos de abogados y jueces me soliciten el libro para conocerlo de cerca; todo esto es algo que me llena de satisfacción. Por el lado personal, que me tachen de “valiente” (aunque yo no me considero así) por el sólo hecho de sacar a la luz este tema tan denigrante y discriminatorio para el hombre; que haya miles de personas (hombres y mujeres, importante) que me escriban agradeciendo mi labor, etc., todo esto es muy satisfactorio para mí.

Referente a qué disgustos me ha dado el libro, la respuesta es sencilla y rotunda: ninguno.

Curiosidades, anécdotas.

Más que curiosidad, debo describirlo como perplejidad, y es que desde que se publicó el libro he recibido centenares de casos de hombres con sentencias absolutorias que desean aparecer en una segunda y futura parte del libro, si es que la hubiese. Como ya he dicho, son demasiados los hombres inocentes que están siendo pisoteados por la justicia y necesitan desahogarse de alguna manera.

Para terminar. ¿Dónde se puede adquirir el libro “LA CELDA DE LOS INOCENTES”?

Aunque cada vez está disponible en más librerías, la manera más rápida y directa es ponerse en contacto conmigo a través de mi Facebook: Francisco J. Lario o enviándome un email a laceldadelosinocentes@gmail.com  En cualquiera de los dos, yo personalmente recibiré el mensaje y enviaré el libro.

No quiero despedirme sin dar las gracias de nuevo por brindarme esta oportunidad. Un fuerte abrazo a todos.

¡Basta ya de maltrato! ¡Basta ya de denuncias falsas!

 www.laceldadelosinocentes.com

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s